Es una antigua técnica oriental que utiliza agujas en puntos específicos del cuerpo, como en la piel de la cabeza, muñecas, pies, piernas y abdomen, para eliminar cúmulos de energía y mejorar su flujo por el sistema de meridianos (esto se conoce como la liberación del chi).

En relación con la fertilidad, la acupuntura estabiliza los niveles hormonales, mejora el flujo sanguíneo hacia los órganos pélvicos, reduce los efectos secundarios de la medicación, disminuye el estrés y favorece la espermatogénesis.