La amniocentesis, también conocida como punción amniótica, es una prueba prenatal invasiva que implica la extracción de una muestra de líquido amniótico que rodea al feto para su análisis, con el fin de detectar posibles anomalías cromosómicas, genéticas, malformaciones fetales, estado de los pulmones, factor rH o infecciones del útero, .

El procedimiento implica la inserción de una aguja larga y delgada a través de la pared abdominal y la bolsa amniótica junto con control ecográfico para garantizar la seguridad del feto. Al ser un procedimiento invasivo, trae asociadas ciertas complicaciones como: perdida de liquido amniótico, punción del feto, transmisión de infecciones al feto o aborto (<1%).