Técnica para extraer líquido amniótico en casos de polihidramnios.

Se realiza mediante una punción guiada por ecografía para regular el volumen de líquido amniótico, pero no se recomienda después de la semana 35 de embarazo debido al riesgo de parto prematuro.