La biopsia embrionaria es el procedimiento mediante el cual se extraen una o varias células de un embrión, llamadas blastómeras, para poder analizar su ADN y buscar si existe alguna alteración genética.