Condición que afecta al 10% de mujeres después de dar a luz y, a menudo, acompañada de emociones contradictorias, como felicidad por la llegada del bebé pero también tristeza y melancolía. Las causas exactas son desconocidas, pero se cree que los cambios hormonales, físicos y sociales desempeñan un papel importante.

En la mayoría de los casos, esta depresión es leve, comienza unos días después del parto y dura alrededor de 2 semanas, no requiriendo tratamiento y no afectando significativamente la salud mental de la madre. Sin embargo, un pequeño porcentaje de mujeres experimenta una forma más grave de depresión posparto que puede durar más tiempo y afectar su capacidad para cuidar al bebé. 

Los síntomas de la depresión posparto son similares a los de la depresión común e incluyen ansiedad, tristeza, irritación y agitación. En casos graves, los síntomas pueden incluir sentimientos de culpa, falta de interés en las actividades diarias, insomnio y preocupación excesiva por el bebé.

El tratamiento puede incluir antidepresivos, asesoramiento psicológico y terapias alternativas como el yoga o la acupresión, dependiendo de la gravedad de la condición.