La fecundación in vitro (FIV) con doble donación de gametos (óvulos y espermatozoides) consiste en un tratamiento de reproducción asistida en el que se utiliza el semen de un donante para fecundar los óvulos de una donante, ambos anónimos, y transferir los embriones resultantes a una mujer receptora.

Se utiliza en los casos en los que los pacientes no pueden aportar sus gametos propios por diferentes problemas de fertilidad.

Aunque sea un tratamiento caro, la FIV con doble donación es una técnica completamente segura y con unas tasas de éxito muy elevadas, lo que permite conseguir el embarazo en una gran cantidad de casos.

En este tratamiento de fertilidad ambos miembros de una pareja renuncian a la carga genética de sus gametos y recurren a los de donantes para poder ser padres.

La donación de gametos es una práctica legal en España y, según la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, se caracteriza por los siguientes puntos:

  • La donación de gametos debe ser anónima y altruista.
  • Los donantes deben gozar de buena salud física y mental, tener más de 18 años y menos de 35 en el caso de la mujer.
  • Los donantes deben superar una serie de pruebas médicas y psicológicas.
  • No puede haber más de seis niños nacidos de un mismo donante.
  • La clínica es la encargada de seleccionar a los donantes en base a las características físicas e inmunológicas de los receptores. Ni la mujer ni la pareja pueden elegir a los donantes.
  • Los donantes recibirán una compensación económica establecida por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad por las molestias sufridas durante el proceso.

La técnica de FIV con doble donación de gametos se utiliza en los casos graves de infertilidad, cuando ni la mujer ni el hombre son capaces de dar lugar a un embarazo con sus óvulos y espermatozoides, aunque existen otras posibles indicaciones como: parejas con problemas de esterilidad; ausencia de ovarios, fallo ovárico, baja reserva ovárica, azoospermia secretora, fallos repetidos de FIV con gametos propios, riesgo de transmisión de una enfermedad hereditaria por parte de ambos padres; madres en solitario por elección que, además de necesitar semen de donante, pueden precisar también de una ovodonación por edad materna avanzada, mala calidad ovocitaria, ausencia de óvulos u otras causas de esterilidad femenina; mujeres homosexuales que tendrán que recurrir a la doble donación de gametos si ninguna de las dos puede aportar sus propios óvulos.

Los donantes son hombres y mujeres jóvenes y completamente sanos que ceden sus espermatozoides y óvulos de manera anónima y altruista para una mujer o pareja con problemas de fertilidad o con ausencia de pareja masculina. Estos donantes tienen que pasar por diferentes pruebas médicas y psicológicas antes de considerarse aptos para la donación, como las siguientes:

  • En hombres: exploración física, cariotipo, seminograma, análisis de sangre, cultivo microbiológico y entrevista psicológica.
  • En mujeres: exploración física, cariotipo, ecografía, análisis de sangre y hormonal, cultivo microbiológico y entrevista psicológica.

Por otra parte, la clínica intentará que los donantes tengan características físicas similares a los receptores: color de pelo y de ojos, estatura, etc. y hacer un buen matching fenotípico. Además, hoy en día cada vez más clínicas incluyen el test de compatibilidad genética, una prueba que permite emparejar a los donantes más compatibles, de manera que no compartan ninguna mutación genética que pudiera dar lugar a un bebé enfermo. Esto es lo que se conoce como matching genético.