El espermatocele es un quiste benigno que se forma en el epidídimo, una estructura ubicada en los testículos, y contiene un líquido lechoso y transparente que a menudo contiene espermatozoides no viables. Aunque la causa exacta del espermatocele no es clara, se cree que podría estar relacionada con la obstrucción de uno de los conductos deferentes responsables del transporte del semen.

En general, el espermatocele no suele ser doloroso ni canceroso. Sin embargo, si comienza a causar molestias en el hombre, se puede considerar la extirpación del quiste. Es importante destacar que el espermatocele rara vez afecta la fertilidad masculina. No obstante, como con cualquier procedimiento quirúrgico, existe un pequeño riesgo de dañar el epidídimo o los conductos deferentes, lo que podría afectar la fertilidad.

Algunos síntomas que pueden alertar a un hombre sobre la presencia de un espermatocele incluyen molestias, pesadez y/o hinchazón en el testículo afectado. En caso de experimentar estos síntomas, se recomienda consultar a un médico para una evaluación adecuada y para descartar otras posibles afecciones. La evaluación médica es importante para determinar el tratamiento más adecuado en caso de espermatocele.