La esterilidad secundaria se refiere a la situación en la que una pareja que ha tenido previamente un embarazo enfrenta dificultades para concebir un segundo hijo. A diferencia de la esterilidad primaria, donde nunca se ha logrado una gestación, la esterilidad secundaria ocurre después de que la pareja haya tenido al menos un embarazo exitoso.

Los motivos de la esterilidad secundaria pueden ser similares a los de la infertilidad primaria e incluyen una serie de factores que pueden afectar la fertilidad de la pareja. Sin embargo, en el caso de la esterilidad secundaria, la edad y la disminución de la reserva ovárica en la mujer suelen ser la causa principal. A medida que la mujer envejece, la calidad y la cantidad de sus óvulos disminuyen, lo que puede dificultar la concepción. Además, los problemas de salud derivados del primer embarazo, como cicatrices uterinas o condiciones médicas crónicas, también pueden influir en la capacidad de la pareja para tener otro hijo en el futuro.

El diagnóstico y el tratamiento de la esterilidad secundaria pueden variar según la causa subyacente. Es importante que las parejas que enfrentan esterilidad secundaria busquen atención médica especializada para determinar la causa de su dificultad para concebir y explorar las opciones disponibles para superar este desafío y lograr un segundo embarazo.