Descripción:
La funiculocentesis, también conocida como cordocentesis, es una prueba de diagnóstico prenatal invasiva diseñada para detectar anomalías congénitas y sanguíneas en el feto. Consiste en realizar una punción en el cordón umbilical del feto para obtener una muestra de su sangre y analizarla.

Periodo de Realización:
Esta prueba se lleva a cabo típicamente entre la semana 18 y 23 de embarazo, aunque también puede realizarse en etapas posteriores.

Riesgos Asociados:
Al igual que con cualquier técnica de diagnóstico prenatal invasiva, la funiculocentesis conlleva riesgos tanto para la madre como para el feto. El principal riesgo es la posibilidad de un aborto espontáneo, lo cual limita su uso y la hace menos común en la práctica actual.

Consideraciones:
Debido a los riesgos asociados, la decisión de realizar una funiculocentesis se toma cuidadosamente, evaluando los posibles beneficios del diagnóstico frente a los riesgos para la gestación. En la actualidad, otras pruebas no invasivas, como el análisis de sangre materna y la ultrasonografía, son preferidas en muchos casos para evitar riesgos adicionales.