Presencia de sangre en el semen asociado, normalmente, a una inflamación o una infección de la próstata.