Pérdida de 500 ml de sangre o más durante un parto vaginal o en las 24 horas después del período expulsivo.