Aumento excesivo de los niveles de la hormona prolactina (PRL) en sangre.

Los niveles anómalos de prolactina en sangre pueden alterar el ciclo menstrual, producir anovulación y, como consecuencia, infertilidad. Debe haber una concentración superior a 30ng/ml