Método anticonceptivo que se aplica debajo de la piel. Consiste en una varilla flexible que se coloca en la cara interna del brazo.

Su mecanismo de acción se basa en liberar progestágenos, es decir, hormonas. La liberación tiene lugar de forma continua, impidiendo la ovulación entre otros efectos.

Este método anticonceptivo está diseñado para ser utilizado de forma prolongada, sin necesidad de cambiarlo en 3 ó 5 años. Durante todo este tiempo sigue ofreciendo una protección del 99% frente al embarazo.

Una vez retirado el implante, el efecto anticonceptivo desaparece. Por tanto, los ciclos ovulatorios se reanudan de forma normal.