Es una alteración del cuello uterino de una mujer embarazada. 

El cuello uterino no es capaz de mantenerse cerrado hasta el momento del parto, por lo que empieza a ensancharse antes de tiempo. Esto puede provocar abortos espontáneos en el segundo trimestre de embarazo y partos prematuros durante el segundo y tercer trimestre.

Pueden ser factores de riesgo los siguientes: 

  • Incompetencia cervical en un embarazo previo.
  • Antecedentes de partos prematuros.
  • Biopsia cervical.
  • Anomalías uterinas.

Se trata con un cerclaje cervical, que ayuda a cerrar el canal.