Las causas de infertilidad masculina pueden ser diversas y a menudo están relacionadas con problemas en la producción, el transporte o la calidad de los espermatozoides. Algunas de las principales causas de infertilidad masculina incluyen:

  1. Baja Concentración de Espermatozoides (Oligospermia): Cuando la cantidad de espermatozoides en el eyaculado es menor de lo normal, lo que reduce las posibilidades de fertilización.
  2. Azoospermia: La ausencia total de espermatozoides en el eyaculado. Esto puede deberse a obstrucciones en los conductos deferentes o a problemas en la producción de espermatozoides en los testículos.
  3. Motilidad Deficiente: Espermatozoides que no se desplazan de manera efectiva, lo que dificulta su capacidad para alcanzar y fertilizar el óvulo.
  4. Morfología Anormal: Cuando una gran proporción de los espermatozoides tiene formas anormales, lo que puede dificultar su capacidad para penetrar el óvulo.
  5. Problemas de Eyaculación: Dificultades en la eyaculación, como eyaculación retrógrada (cuando el semen se dirige hacia la vejiga en lugar de salir del cuerpo) o eyaculación precoz.
  6. Varicocele: Una dilatación de las venas en el escroto que puede afectar la calidad del esperma.
  7. Infecciones: Infecciones en el sistema reproductivo que pueden dañar los espermatozoides o bloquear los conductos deferentes.
  8. Factores Hormonales: Desequilibrios hormonales que afectan la producción de espermatozoides, como la deficiencia de testosterona.
  9. Problemas Genéticos: Anomalías genéticas que pueden afectar la producción o la calidad de los espermatozoides.
  10. Exposición a Toxinas: La exposición a toxinas ambientales, como pesticidas, plomo o radiación, puede dañar los espermatozoides.
  11. Estilo de Vida y Factores Ambientales: El tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, el estrés, la obesidad y una mala alimentación pueden influir en la calidad del esperma.