La leche de transición es un líquido cremoso que sigue el calostro y suele aparecer alrededor de los 2-5 días después del parto. Aunque este proceso puede variar en algunas mujeres y retrasarse un poco. Inicialmente, su aspecto es similar al calostro, con un color amarillento y textura cremosa. Con el tiempo, suele volverse más blanca a medida que se produce en mayor cantidad. La leche de transición contiene los nutrientes esenciales

para el desarrollo del bebé.