El término “Litopedion” proviene del griego “litho”, que significa piedra, y “pedion”, significa niño, y se refiere a un fenómeno extremadamente raro que se produce en aproximadamente uno de cada 20,000 embarazos.

El Litopedion, que significa literalmente “bebé de piedra”, ocurre cuando un embrión se adhiere a cualquier lugar fuera del útero y continúa creciendo durante más de 12 semanas, pero no puede sobrevivir y finalmente muere. Cuando el feto es demasiado grande para ser expulsado o absorbido, comienza a calcificarse, lo que da lugar al término “bebé de piedra”.

Aquí hay un resumen detallado de este fenómeno:

1. Proceso de calcificación; la calcificación se produce de manera subcutánea y se rodea de tejido cicatrizal. En este proceso, los tejidos se deshidratan y el calcio se deposita en el feto, lo que inicia el proceso de petrificación. Para que se produzca la calcificación, es necesario que existan condiciones asépticas y que se en las condiciones óptimas para la precipitación del calcio.

2. Fases y tipos de Litopedion:

a. Litokeliposis: en esta variante, se calcifica la membrana del óvulo, y el feto puede estar en diferentes etapas de descomposición.

b. Litokelitopedion: tanto el feto como las membranas del óvulo están calcificadas.

c. Litopedion común: en esta forma, solo el feto se encuentra calcificado.

3. Rareza del fenómeno: aunque no pueda sonar como un mito, los casos de Litopedion son extremadamente raros pero reales. Existen menos de 300 casos documentados en la literatura médica que se han acumulado a lo largo de más de 400 años.

4. Diagnóstico: el diagnóstico de Litopedion es poco frecuente debido a la detección temprana de embarazos abdominales, a pesar de que los embarazos ectópicos (fuera del útero) son cada vez más comunes. El fenómeno de Litopedion puede no ser detectado durante décadas y, en algunos casos, se descubre por casualidad durante una revisión médica por otros motivos.

En resumen, el Litopedion es un raro fenómeno médico que se produce cuando un feto, debido a un embarazo ectópico, crece fuera del útero y luego se calcifica, convirtiéndose en lo que se conoce como un “bebé de piedra”. Aunque estos casos son excepcionales, la condición es real y ha sido documentada en la literatura médica a lo largo de los años.