La Mini FIV, también conocida como FIV suave o estimulación ovárica mínima, es una variante de la Fertilización In Vitro (FIV) convencional. A diferencia de la FIV convencional, que implica una estimulación ovárica intensiva para obtener múltiples óvulos, la Mini FIV utiliza una estimulación ovárica mínima o natural para obtener solo uno o dos óvulos maduros.

El objetivo de la Mini FIV es reducir el uso de medicamentos estimulantes y minimizar los riesgos y efectos secundarios asociados con la estimulación ovárica intensiva. En lugar de utilizar altas dosis de medicamentos para estimular la producción de múltiples óvulos, se monitorea el ciclo natural de la mujer y se realiza una estimulación suave con dosis más bajas de medicamentos.

Una vez que los óvulos maduros son recolectados, se realiza la fertilización en el laboratorio mediante la técnica de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) o la FIV convencional. Posteriormente, los embriones resultantes se transfieren al útero de la mujer para la implantación y desarrollo.

La Mini FIV puede ser una opción adecuada para parejas que deseen reducir los riesgos y efectos secundarios asociados con la estimulación ovárica intensiva. También puede ser una opción para mujeres más jóvenes y con una reserva ovárica adecuada, que pueden producir una cantidad suficiente de óvulos maduros con una estimulación mínima.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la eficacia de la Mini FIV puede ser menor en comparación con la FIV convencional, ya que se obtienen menos óvulos. Además, no todas las clínicas de fertilidad ofrecen esta opción, por lo que es importante consultar con un especialista en reproducción asistida para determinar si la Mini FIV es adecuada en cada caso individual.