La muerte súbita del lactante (MSL) es la muerte repentina e inesperada de un bebé menor de un año de edad, que generalmente ocurre durante el sueño. La causa exacta de la MSL no se conoce con certeza, y puede ser el resultado de múltiples factores que interactúan entre sí.

Aunque no se ha identificado una causa específica, se han identificado factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de que ocurra la MSL. Algunos de estos factores incluyen:

– Dormir boca abajo o en posición no segura para dormir.

– Exposición al humo del tabaco durante el embarazo o después del nacimiento.

– Compartir la cama con los padres o dormir en superficies blandas.

– Síndrome de apnea-hipopnea del sueño.

– Temperatura inadecuada del entorno de sueño.

– Exceso de ropa de cama o almohadas en la cuna.

Para reducir el riesgo de MSL, se recomienda seguir las pautas de seguridad para dormir de los bebés. Estas incluyen:

– Colocar al bebé boca arriba para dormir, en una superficie firme y plana.

– Usar un colchón firme y una sábana ajustada en la cuna.

– Mantener la habitación a una temperatura adecuada y evitar el sobrecalentamiento.

– Evitar el uso de almohadas, mantas, juguetes blandos u otros objetos sueltos en la cuna.

– No fumar en el hogar ni permitir que otras personas fumen cerca del bebé.

– Considerar el uso de un chupete al momento de dormir, pero no forzarlo si el bebé no lo quiere.

– Evitar el compartir la cama con el bebé, especialmente si se ha consumido alcohol, drogas o medicamentos que pueden afectar la capacidad de respuesta de los padres.

Es importante destacar que seguir estas pautas de seguridad para dormir no garantiza la prevención completa de la MSL, pero puede reducir el riesgo. Siempre es recomendable hablar con el médico del bebé para obtener pautas adicionales y consejos personalizados.