La normozoospermia se refiere a una muestra de semen que cumple con los parámetros de calidad establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2010, lo que indica que no hay problemas de calidad espermática o infertilidad masculina. Los valores de referencia son:

  • Volumen de semen: 1.5 ml.
  • Recuento de espermatozoides: 15 millones por ml o 39 millones en total por eyaculado.
  • Movilidad espermática: 40% de espermatozoides móviles o 32% de espermatozoides móviles progresivos.
  • Morfología espermática: 4% de espermatozoides normales.
  • Vitalidad espermática: 58% de espermatozoides vivos.

Un resultado de normozoospermia indica que el hombre no tiene problemas de fertilidad debido a factores espermáticos. Sin embargo, si no se logra el embarazo después de un año de relaciones sexuales sin protección, se recomienda consultar a un especialista en fertilidad, ya que podría haber alteraciones en el ADN de los espermatozoides que no se detectan en un seminograma y que podrían causar fallos de fecundación o implantación del embrión.