La oligospermia es una condición que afecta la cantidad de espermatozoides presentes en el eyaculado, y puede tener un impacto en la fertilidad masculina. Se define como oligospermia cuando la concentración de espermatozoides en el semen eyaculado es inferior a 15 millones de espermatozoides por mililitro. Esta baja concentración de espermatozoides puede dificultar la concepción natural, ya que disminuye la probabilidad de que los espermatozoides logren superar todas las barreras del tracto reproductor femenino y fertilizar un óvulo. 

La oligospermia puede clasificarse en distintos grados según la cantidad de espermatozoides presentes en el eyaculado:

  • Oligospermia leve: Cuando se encuentran entre 5 y 14 millones de espermatozoides por mililitro.
  • Oligospermia moderada: Cuando se encuentran entre 1 y 5 millones de espermatozoides por mililitro.
  • Oligospermia severa: Cuando se encuentran menos de 1 millón de espermatozoides por mililitro.

Las causas de la oligospermia pueden dividirse en:

  • Pretesticulares: problemas en el sistema hormonal o endocrino, como desequilibrios hormonales debido a factores externos como la dieta, el consumo de tabaco y alcohol, la exposición a tóxicos ambientales o el estrés. 
  • Testiculares: problemas físicos en los testículos, como la criptorquidia, el varicocele, el hidrocele, traumas o alteraciones genéticas. 
  • Postesticulare: problemas en la expulsión de los espermatozoides al exterior, como obstrucciones de las vías espermáticas o infecciones en el tracto reproductor.

El tratamiento de la oligospermia depende de la causa subyacente y del grado de la afección. En casos donde se conoce la causa, el tratamiento puede variar desde antibióticos hasta cirugía correctiva. En situaciones de oligospermia idiopática (donde no se conoce la causa exacta), se pueden adoptar hábitos de vida saludables, como llevar una dieta equilibrada, reducir o eliminar el consumo de alcohol, tabaco y drogas, y evitar sustancias tóxicas en el ambiente o en el trabajo. Además, existen tratamientos farmacológicos y hormonales que pueden ayudar a mejorar la producción de espermatozoides, aunque su eficacia varía según el caso. 

En situaciones de oligospermia severa o cuando los tratamientos anteriores no tienen éxito, las técnicas de reproducción asistida, como la inseminación artificial, la fecundación in vitro (FIV) o la microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), pueden ser opciones para lograr un embarazo.

A pesar de la oligospermia, muchos hombres aún pueden concebir de forma natural, pero la probabilidad de embarazo disminuye a medida que la gravedad de la oligospermia aumenta. Por lo tanto, las técnicas de reproducción asistida se consideran cuando la concepción natural no es viable.