La ooforectomía es una cirugía para extirpar uno o ambos ovarios en mujeres. Puede realizarse por diversas razones, como abscesos, cáncer, quistes, o torsión ovárica. 

Aunque es una intervención relativamente segura, pueden presentarse efectos secundarios como sangrado, infección o daño a órganos cercanos en casos excepcionales.