El recuento de folículos antrales (RFA) es una prueba médica no invasiva utilizada para evaluar la reserva ovárica de una mujer, es decir, la cantidad de óvulos disponibles en sus ovarios en un momento particular. Esta evaluación es crucial, pues puede proporcionar información sobre la salud reproductiva de una mujer y su capacidad para concebir. Además, permite tomar decisiones reproductivas informadas y anticipadas.

La prueba de RFA se basa en la observación de los folículos antrales en los ovarios, que son pequeños sacos llenos de líquido que contienen óvulos inmaduros. A medida que el ciclo menstrual progresa, algunos de estos folículos antrales responderán a la hormona foliculoestimulante (FSH) y comenzarán a desarrollarse. Sin embargo, solo uno de ellos se convertirá en el folículo dominante que liberará un óvulo maduro durante la ovulación.

El RFA se lleva a cabo mediante ecografía transvaginal durante los primeros días del ciclo menstrual, específicamente entre el segundo y cuarto día, durante la fase folicular temprana. Durante la ecografía, el ginecólogo cuenta los folículos antrales en los ovarios.

Los resultados del RFA se interpretan según el número de folículos antrales presentes en cada ovario. En general, se considera que un recuento de entre 5 y 10 folículos antrales en cada ovario es normal. Sin embargo, hay algunas situaciones diferentes que pueden surgir a partir de los resultados del RFA:

  • Baja reserva ovárica: RFA menor de 5 en cada ovario. Esto indica una disminución de la reserva ovárica, lo que podría afectar la fertilidad.
  • Alta reserva ovárica: RFA mayor de 10-12 en cada ovarioEsto no garantiza la fertilidad, pero sugiere que la respuesta a la estimulación ovárica puede ser muy alta.
  • Ovarios poliquísticos: RFA mayor de 12-13 folículos de más de 2 mm, se pueden observar ovarios agrandados, lo que puede indicar ovarios poliquísticos.

Además de ser útil para determinar la capacidad de una mujer para concebir naturalmente, el RFA también se utiliza en tratamientos de fertilidad, como la fecundación in vitro (FIV). Esto se debe a que el número de folículos antrales puede predecir cómo responderá el ovario a la estimulación hormonal durante un ciclo de FIV. Un mayor número de folículos antrales puede indicar una mayor probabilidad de éxito en el tratamiento.