La persona nace con un sexo genético masculino (XY), pero su desarrollo y apariencia física es de mujer.

Las personas con SIA poseen caracteres sexuales femeninos y, por tanto, se considera que son mujeres. Sin embargo, no tienen útero ni ovarios, y descubren que padecen esta alteración genética por la ausencia de menstruación al llegar a la pubertad. Como consecuencia de esto, estas mujeres también serán estériles.

Las características de las personas con síndrome de Morris son: 

  • Falta de menarquia (primera regla)
  • Poco vello púbico y axilar.
  • Los labios mayores y menores de los genitales femeninos pueden tener un tamaño menor.
  • Vagina corta con terminación ciega.
  • Ausencia de útero, trompas de Falopio y ovarios.
  • Testículos atrofiados no descendidos, en la región inguinal, en el abdomen o labios mayores.
  • Desarrollo normal de las mamas.
  • Cadera estrecha y estatura elevada.
  • Disminución de la densidad ósea.

Se pueden realizar intervenciones como: 

  • Dilatación de la vagina
  • Cirugía plástica vaginal
  • Gonadectomía
  • Suplementos de calcio y vitamina D
  • Asistencia psicológica