El test Embrace es un tipo de análisis genético preimplantacional no invasivo utilizado en tratamientos de fecundación in vitro (FIV). En lugar de realizar una biopsia embrionaria (como ocurre con DGP), los embriones se cultivan hasta el día 5-6 de desarrollo (blastocisto), momento en el cual se recoge la gota que contiene la mayor cantidad de ADN. Esta gota se analiza para evaluar la carga genética de los embriones y determinar cuáles son sanos. 

Los resultados, con una fiabilidad del 80%, permiten al personal priorizar el embrión a transferir. 

El test Embrace se recomienda en casos de abortos recurrentes, fallos de implantación, edad avanzada, alteraciones cromosómicas en espermatozoides y embriones de baja calidad. 

Ofrece ventajas como la mejora de la selección embrionaria, reducción de costos al evitar la biopsia y disminución del riesgo de aborto y fallos de implantación.