La vulvovaginitis es la inflamación de la vulva y la vagina, generalmente causada por infecciones, siendo el hongo cándida el agente infeccioso más común. Los síntomas reportados por mujeres con vulvovaginitis incluyen un exceso de flujo con tonalidad amarillento-verdosa, inflamación de la vagina, cérvix enrojecido, alteración del pH vaginal y prurito vulvar.

El diagnóstico de la vulvovaginitis implica una historia clínica detallada y un examen físico. Además, se suele realizar una citología vaginal para confirmar el diagnóstico y determinar el agente infeccioso presente. Este proceso permite a los especialistas identificar la causa específica de la inflamación y proporcionar un tratamiento adecuado para aliviar los síntomas y resolver la infección.